domingo, 8 de enero de 2017

Mujer que viaja


Nuevo tipo humano obsesivo de estos tiempos, la de la mujer que viaja o, más bien, la mujer empeñada en viajar y viajar. Concretemos: viajar, viajar, lo que se dice viajar, no viajan. Se trasladan de un sitio a otro, hacen fotos en esos sitios y las publican en alguna red social, característicamente la de facebook. Eso es viajar para la mujer que viaja. 

¿Qué provecho real obtiene la mujer que viaja de tanto viaje? Dado que no son viajes como tal, poco provecho real consigue, en el sentido clásico del enriquecimiento personal provocado por un auténtico viaje. Pero la mujer que viaja no lo hace por esto, de hecho, es muy probable que ignore semejantes términos. Son otros los determinantes de la mujer que viaja en su afán viajero. 

Viajar, entendido de la manera en que lo entiende la mujer que viaja, es muy importante para esta mujer. De hecho, si no viaja no puede publicar esas fotos de esos viajes, a menos que recurra al trucaje fotográfico, técnica que bien ejecutada no parece estar al alcance de cualquier mente, y si no publica esas fotos de viajes, queda fuera de ese amplio circuito social de mujeres que viajan y que, necesariamente, publican sus fotos de viajes en la red social correspondiente. Y eso puede ser horrible, causa de cruel marginación para seres más bien gregarios.