lunes, 23 de mayo de 2016

La necesidad de un creciente radicalismo nacionalista


Se impone una radicalización creciente de nuestro nacionalismo. El contexto social, político y económico de todos y cada uno de los estados de Europa así lo requiere. Todos estos estados se encuentran hoy subordinados a poderes extraeuropeos, en un grado variable según contextos concretos, pero siempre bastante elevado.
    
Las opciones políticas nacionalistas han de ser radicales, en su programa, en sus exigencias, en sus métodos y en su organización. Esto último se traduce en liderazgos radicales, sólidos y consistentes, reglas de funcionamiento interno coherentes y respetadas, así como en militancia formada y disciplinada. Y llegado el caso, este partido no ha de funcionar como “partido-bisagra”, ni ha de rebajar el programa y las exigencias políticas consiguientes para lograr introducirse en el sistema por la puerta de atrás. La fidelidad al programa, que es tanto como decir al votante, ha de ser total. Éste ha de estar seguro de que su voto no servirá para algo completamente distinto de lo dicho en el programa.
    
Esta radicalidad en fines y funcionamiento ha de caracterizar igualmente a todas las estructuras no partidistas aglutinadas alrededor del partido nacionalista. No todo en la política son elecciones y votos. Hay que ganar la hegemonía, el dominio cultural. El radicalismo y la intransigencia son los mejores instrumentos para ello. El método es ir generando nuevos espacios para difundir nuestro discurso nacionalista. 
    
La radicalidad ha de llegar incluso hasta aquellas instancias fuera de la órbita del partido pero también de ideología nacionalista. Pero para ello será esencial la radicalidad del propio partido nacionalista.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con lo esencial del artículo. Simplemente creo que hay que dejar de lado la palabra nacionalista, pues ya no nos define. Ha vuelto a ser un patrimonio del liberalismo revolucionario francés. En su lugar tenemos que hablar de raza blanca, europea, caucásica, aria o como quieran llamarles. Porque lo que está verdaderamente amenazado no es la integridad de "Naciones" adscriptas al Sistema, sino de los pueblos blancos que la integran. Si no les gusta hablar de raza, pues hablen de identidad. Lo importante es defender la esencia.

    ResponderEliminar
  2. Sun Tzu, general chino escribió hace 2500 años atrás en el arte de la guerra, estudia y aprende de tu enemigo y hace uso de sus mismas tácticas exitosas en contra de ellos, o sea dale a los Marx culturales de su propia mierda..

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.