viernes, 28 de agosto de 2015

Imposturas


Zapatero el socialista matricula a su hija en la Universidad Europea de Madrid; Aznar el patriota introduce a casi cuatro millones de inmigrantes en ocho años de gobierno; Sánchez Gordillo el revolucionario comunista monta una revolución subvencionada por la Junta de Andalucía; el Gran Wyoming, autoerigido en líder mediático de izquierda, tiene numerosos pisos en propiedad en Madrid; Arturo Pérez Reverte, otro que se presenta como patriota, aboga por la inmigración masiva; Esteban Ibarra el antirracista aún no ha denunciado un solo caso de racismo contra algún blanco; Ana Pastor, la periodista de élite favorable a la apertura de fronteras a la inmigración masiva, no acoge en su casa a ningún inmigrante; Carmena, la alcaldesa progresista de Ahora Madrid, veranea en una urbanización de lujo; Willy Toledo, crítico radical de los abusos policiales en España, se va a vivir a la dictadura policíaca cubana.

4 comentarios:

  1. Me imagino que estarás en ello León, pero por si acaso te lo comento, con lo que esta sucediendo últimamente con lo de la crisis migratoria podrías abrir un post sobre este tema

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo y certero.
    Saludos, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  3. Perdón, pero el reciente artículo de Pérez Reverte "Los godos del emperador Valente" creo que es bastante objetivo y realista (http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/1038/los-godos-del-emperador-valente/)

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.