martes, 1 de julio de 2014

La inmigración masiva como instrumento de la oligarquía económica mundialista (II): herramienta de transformación étnica del estado


La política de inmigración masiva tiene dos utilidades principales para la oligarquía económica mundialista: 1) como herramienta de reducción de salarios e incremento de plusvalías (a corto y medio plazo), es decir, como herramienta de ajuste económico liberal y 2) como elemento de transformación étnica del estado (a largo plazo).

Inmigración masiva como instrumento de transformación racial del estado. La inmigración masiva es un elemento necesario, aunque no suficiente, en la transformación del estado monorracial blanco en multirracial y de ahí a mestizo. Hay que insistir una y otra vez en la inmigración masiva no es un simple fenómeno casual o inevitable, sino una política deliberada de la oligarquía mundialista para 1) lucrarse más a corto y medio plazo por el efecto directo en los mercados de trabajo (ya señalados) y 2) generar un tipo de estados más conveniente a sus intereses oligárquicos a largo plazo, estados multirraciales primero, divididos, conflictivos, y donde la principal competencia estatal de estos estados tendencialmente policiales es la de mantener un cierto orden entre las diferentes etnias, a la vez que fomentar el mestizaje entre ellas, para crear estados mestizos después. Así las multinacionales, la alta finanza y los grandes traficantes de la Bolsa, auténticos artífices de los estados multirraciales, pueden verse casi completamente libres del control de unos estados ya seriamente erosionados. Merkel, canciller “alemana” que actúa a cuenta de los prestamistas internacionales de dinero, ha reconocido la existencia de un proyecto para hacer de Alemania un país multicultural, sin dejar de añadir a continuación que ha fracasado, algo que es natural y previsible. El ensayo multiculturalista ha fracasado en todos aquellos lugares donde se ha intentado llevar a la práctica, no siendo posible crear nada estable a partir de la yuxtaposición de nuevas comunidades étnicas con la comunidad orgánica nativa. De manera similar a lo que ocurre con el asimilacionismo, el carácter transitorio de la sociedad multicultural, a fin de cuentas su fracaso, viene anunciado por determinados fenómenos, tales como la auto-segregación espacial de las razas que comparten el mismo territorio (fruto de la natural irreductibilidad de ellas), la tasa de crecimiento demográfico diferencial entre razas, la inexistencia entre las distintas comunidades de sentimiento alguno de interés general más allá de las puras relaciones comerciales y contractuales de naturaleza económica, el completo vaciamiento del concepto de ciudadanía, el propio mestizaje, la política de las élites en el sentido de introducir más y más inmigrantes (hecho que pone en peligro los precarios equilibrios étnicos penosamente logrados), el incremento de la violencia interracial, la mayor represión política, policíaca y legal contra una mayoría autóctona que cada vez es menos mayoritaria, así como contra aquellos inmigrantes que no se someten a los designios mesticistas de la élite y que legítimamente luchan para defender su identidad étnica, etc.
Por último, llevar la multirracialidad, primero, y el mestizaje, después a los estados de Europa tiene un valor añadido para la élite. En Europa ha estado el centro histórico de la reacción contra la usura,  el interés y la explotación económica en general y sustituir poblaciones étnicas europeas por inmigrantes y amalgamas mestizas, mucho menos levantiscas, es una idea que acaricia y promueve. Algunos demógrafos no sobornados ya han dado la voz de alarma. Por ejemplo, David Coleman, para el cual, si todo sigue como hasta ahora, los blancos serán minoría en el Reino Unido en 2066. La prensa informa a duras penas de un acontecimiento de tanta importancia. La población inmigrante se ha quintuplicado en Bilbao en diez años, pasando de constituir el 1,7% de la población en 2001, al 8,4% en 2011. En la Comunidad de Madrid los inmigrantes ya suponen el 20% de la población.

2 comentarios:

  1. Los datos del final los elocuentes. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. También habria que añadir el tema de los votos, a nosotros nos puede parecer una tonteria, pero a la casta venderian hasta a su madre por un puñado de votos. Sabemos sobretodo que los partidos izquierdistas estan interesados en tener una masa votante de inmis, en Francia los inmigrantes votan sobretodo a la izquierda, de ahí el interes.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.