lunes, 4 de febrero de 2013

Mujeres y hombres y viceversa II


«Un juicio de Hesíodo, confirmado. Una prueba de la habilidad de las mujeres es que casi por todas partes han sabido hacerse alimentar, como zánganos en colmena. Medítese un poco sobre lo que esto significa en su origen y por qué no son los hombres los que se hacen alimentar por las mujeres. Seguramente porque la vanidad y la ambición masculinas son más grandes que la habilidad femenina; porque las mujeres han sabido, sometiéndose, asegurarse, sin embargo, la ventaja preponderante y hasta la dominación. Incluso los cuidados prodigados a los niños han podido originariamente ser utilizados por la habilidad de las mujeres como pretexto para sustraerse en la medida de lo posible al trabajo. Aún hoy día, saben, cuando están realmente ocupadas, por ejemplo, en las tareas del hogar, hacer ostentación de ellas hasta deslumbrar, al punto de que los hombres estiman habitualmente esta ocupación diez veces más de lo que vale».

Humano, demasiado humano. Friedrich Nietzsche. Edaf, Madrid, 2006, pág. 237, aforismo 412.
__

«A propósito de la emancipación de las mujeres. ¿Pueden las mujeres, en general, ser justas, estando tan acostumbradas a amar, para adoptar primeramente sentimientos en pro y en contra? Por otra parte, debido a esto es por lo que raramente se interesan por las cosas y muy a menudo por las personas; pero cuando se interesan por las cosas, hacen enseguida de ello un asunto de partido y así corrompen la acción pura e inocente. De ahí nace un peligro que no es despreciable, cuando se les confía la política y ciertas partes de la ciencia (por ejemplo, la historia). Pues ¿habrá algo más raro que una mujer que sepa realmente lo que es la ciencia? Incluso las mejores alimentan en su seno, a este respecto, un secreto menosprecio, como si en algún punto fuesen superiores a ella. Tal vez todo esto pueda cambiar, pero mientras tanto es así».

Humano, demasiado humano. Friedrich Nietzsche. Edaf, Madrid, 2006, pág. 238, aforismo 416.

7 comentarios:

  1. Lo único mejor que una mujer que trabaja es una mujer que trabaja en la ciencia. Aquí tenéis un buen ejemplo:

    http://www.youtube.com/watch?v=o00WBp3DleQ



    ResponderEliminar
  2. Hay que reconocer que las mujeres son más dadas a las letras y a la humanística que a las ciencias y a la técnica, esto está más que comprobado aunque con el tiempo se haya modificado un tanto, se deduce que es propio de su naturaleza. Obviamente en la época que vivió el filósofo autor del texto la situación era más definida, era más extraño ver a una mujer dedicarse a la ciencia, aunque las hubo y alguna que otra tuvo cierto éxito.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, si hay algo mejor que una mujer que trabaja(o un hombre, que no soy un gilipollas "de género")es una mujer que se puede permitir el lujo de no trabajar y dedicar su vida a su familia ,aficiones e inquietudes.

    Estos burgueses feministos/feministas(hay "hombres" feministas, y no pocos, sobre todo marxistones con conflictos de identidad sexual)se creen que todas las mujeres que trabajan son como las hermanas Koplowitz.
    El 90% de mujeres trabajan porque no les queda otra en trabajos que o no les gustan o directamente odian.

    ResponderEliminar
  4. Exacto. Ocurre además que la élite de las feministas militantes suele tener buenos puestos de trabajo (en la universidad, o como casta parasitaria política, o dirigiendo organizaciones feministas, o en algún sindicato burgués al uso, como CCOO o UGT) y desde su torre de marfil laboral concluye que es muy positivo que la mujer trabaje (fuera de casa, se entiende). Esto no es sólo caradura o cinismo de clase, es que semejante discurso es el que les permite ocupar esas sinecuras.

    Hoy en España, en los puestos de trabajo realmente existentes, no en el de estas feministas, ganan dos (cuando hay dos, es decir, un matrimonio) prácticamente lo mismo que ganaba un hombre hace veinte años. Eso sí, por el camino, esa familia ha dejado de ser un hogar y se ha convertido en una casa vacía en el que hombre y mujer están fuera buena parte del día y los pocos hijos que se pueden permitir están al cuidado de extraños (guarderías, pre-escolar, donde en muchas ocasiones ya tienen su primer contacto con la más brutal propaganda pro-sistema) o, en el mejor de los casos, con los abuelos (sobrecargando injustamente a estas personas, que ya cuidaron de sus propios hijos hace años). Pero, ¿qué les importan a la élite feminista los niños, los abuelos o los hombres y mujeres de clase trabajadora? NADA.

    El feminismo es una ideología que rinde grandes frutos al capitalismo. De ahí la difusión privilegiada y masiva con la que cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “los pocos hijos que se pueden permitir están al cuidado de extraños”.

      Sobre todo cuando la negligencia de los “padres” podría terminar así:

      http://www.youtube.com/watch?v=x9vEZWFJjzY

      Eliminar
  5. El feminismo es un instrumento más de disolución social de la oligarquía, que sólo busca el enfrentamiento y competencia entre sexos, todo ello con la idea de promover una sociedad amorfa en valores familiares y que conlleva(junto con otros factores paralelos) entre otras cosas a una notable bajada en la natalidad de los pueblos europeos, ya que es uno de los objetivos de la super-élite. Las llamadas feministas nunca realizarán trabajos mal renumerados y de baja calidad laboral, eso se lo dejan al resto de las mujeres, ellas ostentan puestos de privilegios, desde los cuales a base de subvenciones intentan influir con su demagogia al resto de las mujeres.
    Es curioso ver como las feministas siempre reivindican la igualdad en los puestos de responsabilidad en las empresas, o sea, puestos de dirección, de nivel elevado, nunca piden la igualdad por abajo, por eso las mujeres, la inmensa mayoría no se declaran feministas aunque deafortunadamente estén un tanto influidas.

    ResponderEliminar
  6. Probablemente, de entre todos los instrumentos de destruccion propios del marxismo cultural o progresismo, el feminismo sea el mas efectivo. La degradacion de la mujer-madre a mujer-trabajadora ha sido un completo exito. En todos las capas sociales e intelectuales, las mujeres desean ser "liberadas". La nefasta consecuencia es el abandono de los ancianos, hijos y marido, unido a una tremenda desconfianza entre sexos.

    DIENIKES

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.