lunes, 5 de septiembre de 2011

Esquema interpretativo mínimo del pensamiento de Nietzsche


«Hay quienes predican mi doctrina acerca de la vida: y a la vez son predicadores de la igualdad, y tarántulas».

Observo con frecuencia, aquí y fuera de aquí, en lo virtual y en lo que no lo es, graves errores de interpretación de Nietzsche. Estos errores pueden ser debidos a ignorancia (motivada su vez por pereza, por torpeza o por falta de buenos maestros) o a mala fe (en este caso, la causa última de la mala interpretación suele venir dada por el prestigio del autor, de Nietzsche, que el mal interpretador intencionado quiere ganar para su triste causa).
    
El esquema interpretativo que presento a continuación, bastante conocido en los ambientes de estudio nietzscheano y en absoluto reciente, tendrá la virtud de orientar a los primeros, a los ignorantes y de desenmascarar a los segundos, a los malintencionados. Aunque el esquema presenta variantes, grosso modo puede situarse su origen en la amiga personal y estudiosa de Nietzsche, Lou Andreas-Salomé. A ésta autora, por tanto, y a su libro Friedrich Nietzsche en sus obras, nos vamos a ceñir, si bien introduciendo algunas variaciones. Prestamos especial atención al capítulo 2 del libro, Sus transformaciones (págs. 101-206). Y así distinguimos:
    
La primera etapa, que es la conocida como etapa filológica (o prefilosófica, incluso pre-nietzscheana), donde se incluyen una serie de obras de naturaleza filológica, y que se interrumpe en 1872 con El nacimiento de la tragedia del espíritu de la música; la segunda es la llamada etapa wagneriana (o wagneriana-schopenhaueriana), que abarca la citada obra, además de otra titulada Consideraciones intempestivas, que a su vez consta de cuatro libros breves: David Strauss, el confesor y el escritor, Sobre la utilidad y el perjuicio de la Historia para la vida, Schopenhauer como educador y Richard Wagner en Bayreuth. Este libro, escrito en 1876, es el último de esta etapa. Lou von Salome considera, y con razón, que las cuatro ideas fundamentales de este período son lo dionisíaco, la decadencia, lo intempestivo y el genio. La tercera es la etapa positivista, que comienza con la elaboración de Humano, demasiado humano (invierno 1876-1877), continua con Aurora, donde aparece por primera vez la idea del eterno retorno, y finaliza con La gaya ciencia, obra de transición. La cuarta etapa es conocida como período de la filosofía mística de la voluntad. Se abre con Así habló Zaratustra y continua con  Más allá del bien y del mal, La genealogía de la moral, El caso Wagner, El crepúsculo de los ídolos y Ecce homo. Es la etapa del superhombre y de la voluntad de poder.
    
La mayor parte de las interpretaciones progres y anarquizantes del pensamiento nietzscheano tienen su origen en citas, descontextualizadas o no, de las obras de su tercera etapa, la positivista. Cuando estas interpretaciones erróneas se basan en citas de libros de la segunda o de la cuarta etapa, generalmente estamos ante citas descontextualizadas y, necesariamente, conclusiones erróneas. Siempre existirán caraduras, y en el mundo de la universidad son legión, así que hay que estar precavido y atento a todos los intentos indecentes de hacer de Nietzsche un filósofo progresista, “alternativo”, partidario de la modernidad, del "buen rollo" o igualitarista. ¡Haced frente a las tarántulas!

5 comentarios:

  1. A mí en su momento me mostraron a un Nietzsche muy en la línea de los marxistas culturales, sobre todo por sus palabras hacia el cristianismo.
    Pero una vez he visto la versión que mostrais aquí y en "El mundo de Daorino", he de decir que he encontrado puntos muy positivos en el filósofo alemán.

    ResponderEliminar
  2. Ya se hacía esperar de nueva un artículo como éste, León. Como lo había puesto en el artículo de Malinterpretar a Nietzsche, recomiendo leer el artículo De las tarántulas, en la segunda parte de Así habló Zaratustra, para que se den cuenta de la verdadera ideología nietzscheana.
    Por cierto, ¿hay algún libro donde Nietzsche hable del paganismo o alguna otra clase de religión? Porque lo que he visto de él es una postura ateísta y anti-teísta al criticar el cristianismo.

    ResponderEliminar
  3. A nosotros ni siquiera nos enseñaron a Nietzsche.... pero sabemos de a quien sí , y tenemos amigos en filosofía a con los que hemos discutido sobre esto, largo y tendido, aunque suelen acabar echandole la culpa a su hermana por manipular su obra postumamente....

    ResponderEliminar
  4. Lo de la hermana yo también lo he oido... también echan pullas del cuñado y de la madre.

    ResponderEliminar
  5. Deberías poner una sección de enlaces de sitios en donde se puedan leer textos de Nietzsche.

    Yo tengo algunos:

    Nietzsche en castellano.

    The Nietzsche Channel.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.