viernes, 22 de abril de 2011

La fuerza mayor, de Clément Rosset

Nadie mejor que un inactual para interpretar a otro inactual. Pero Clément Rosset, aún siendo su filosofía claramente tributaria del pensamiento nietzscheano, es mucho más que un intérprete de Nietzsche. Haciendo una lectura novedosa, poco usual incluso entre los mejores estudiosos del filósofo alemán, sitúa la alegría en el centro del pensamiento de éste último, en original menoscabo, explícitamente reconocido por Rosset, de asuntos considerados tradicionalmente centrales en la filosofía nietzscheana: el superhombre, el eterno retorno, la voluntad de poder…

Alegría que Rosset considera totalitaria, pero tan sólo en el sentido de que o es, o no es. No de ningún otro modo, pues no tiene necesidad alguna de hacer participar al otro de ella para poder ser. Muy diferente, por tanto, de la falsa alegría de la sociedad hedonista actual, que sólo lo es, lo pretende ser, en cuanto creencia y actitud impuesta, signo adicional de su carácter aparente. Alegría inexplicable (inalcanzable a cualquier objeción, irrefutable por la razón, como la feminidad, nos explica el francés, inasequible éste al embuste feminista) que Rosset identifica con el amor fati del Nietzsche de La gaya ciencia, principalmente. Alegría de la que la aceptación del principio del eterno retorno es la prueba más certera de existencia. Alegría paradójica, pues permanece consciente e indiferente a las desdichas de la existencia.

Tan importante es la alegría, la beatitud, que es esta cualidad la única que autorizaría el completo saber, dado que le está permitido conocer sin daño alguno. Se erige por tanto en suprema condición epistemológica, más aún gnoseológica. Es interesante recordar que el libro que Nietzsche dedica específicamente al conocimiento y al saber, es el citado, La gaya ciencia.

Alegría frente a la cual algunos levantan la esperanza. Pero Nietzsche enseña que el saber esperar en grado sumo es un valor plebeyo por excelencia. ¿Y qué es la esperanza sino esa capacidad para esperar lo improbable, lo inesperado, lo inesperable? Entiendo aquí esperanza también como inacción, como falta de voluntad, como debilidad para intervenir realmente en la realidad. Esto nos empieza a resultar ya lamentablemente cotidiano, ¿verdad?


La fuerza mayor. Notas sobre Nietzsche y Cioran. Clément Rosset. Acuarela, Madrid, 2000.

6 comentarios:

  1. sobre el tema de la esperanza, solo si es como inaccion ¿no?, porwue entendemos que a veces, sin esperanza no seríamos capaces de muchas cosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Según lo entiendo yo es principalmente eso que dices, Galicia No Conforme: rechazo de la inacción. El descrédito nietzscheano hacia la esperanza viene de la propia definición de esperanza como gran capacidad para saber esperar, que Nietzsche identifica al momento como valor plebeyo, incompatible con su proyecto de restauración y promoción de valores aristocráticos en esta Europa de mercaderes y mujercillas.

    Daorino ha ido un poco más allá en sus posturas al respecto, tal y como expresara en su momento aquí: http://www.mundodaorino.es/2009/01/ciclo-la-fuerza-mayor-parte-iiiiv-la.html

    Este articulo de Dani es muy recomendable. No obstante, en un nivel práctico creo que a la gente hay que darle algún tipo de esperanza. Es posible que a no todo el mundo le sea lícito actuar sin esperanza. Nosotros sí debemos hacerlo, si llegara el caso en que la perdiéramos completamente, pues podemos ver como más importante de todo, más incluso que el fruto final, desarrollar en nosotros mismos un modo correcto y honorable de estar en el mundo, que no es otro que la lucha: "Debéis amar la paz como medio para nuevas guerras. Y la paz corta más que la larga". Esto implica un rechazo del utilitarismo, otro valor plebeyo por excelencia. Lo cual tampoco implica actuar para fracasar, sino intentando obtener todas las victorias posibles.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por recomendar mi artículo, León Riente, escrito ya hace más de 2 años.

    En ese artículo, que he vuelto a releer, sigo encontrando la misma visión que tengo ahora, si acaso una visión más incompleta, pues, como es lógico, desde ese artículo me separan ya muchas lectutas, acontecimientos...

    Pero el caso es que, en relación a lo que dice 'Galicia no Conforme', en ese artículo también hablo de cierta esperanza activa. Es un sinónimo de la VOLUNTAD, pues no se espera quieto, no se espera nada de nadie: todo lo que uno espera lo espera de sí mismo.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Vale, muchas gracias por el tiempo y la explicación.
    Por cierto León, uno de nosotros ha visto tu comentario en el Faro. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Hola, que interpretadores de Nietzsche recomiendas? A Diego Sanchez Meca y su obra "Nietzsche: la experiencia dionisiaca del mundo" por ejemplo? Quiero comprarme una obra introductoria a su pensamiento de algún escritor junto a una obra del propio Nietzsvhe. Gracias por la respuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas.

      Si tuviera que leer por primera vez a Nietzsche lo haría ordenadamente, es decir, empezaría a leer desde sus primeras obras en adelante. Si quieres leer una o dos nada más, te recomiendo La genealogía de la moral y Así habló Zaratustra.

      Obras sobre su pensamiento hay muchas. Una muy buena y relativamente actual es Nietzsche. Biografía de su pensamiento, de Rüdiger Safranski. La que comentas, Nietzsche. La experiencia dionisíaca del mundo, de Diego Sánchez Meca, no está mal, a pesar de todo. También te podría interesar Friedrich Nietzsche en sus obras, de Lou Andreas-Salomé, alguien que conoció al propio Nietzsce.

      Eliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.