viernes, 11 de marzo de 2011

El mito como paradigma para la acción

«El mito garantiza al hombre que lo que él se prepara a hacer ha sido ya hecho; le ayuda a rechazar las dudas que podría concebir respecto del resultado de su empresa. ¿Por qué vacilar ante una expedición marítima, cuando el Héroe mítico ya la ha efectuado en un Tiempo fabuloso? No hay más que seguir su ejemplo. De igual modo, ¿por qué tener temor a instalarse en un territorio desconocido y salvaje, cuando uno sabe lo que debe hacerse? Basta, sencillamente, con repetir el ritual cosmogónico, y el territorio desconocido (= el “Caos”) se transforma en “Cosmos”, se hace una imago mundi, una “habitación” legitimada ritualmente. La existencia de un modelo ejemplar no entorpece en absoluto el impulso creador. El modelo mítico es susceptible de ampliaciones ilimitadas.

El hombre de las sociedades donde el mito es algo vivo vive en un mundo “abierto”, si bien “cifrado” y misterioso. El Mundo “habla” al hombre y, para comprender este lenguaje, basta con conocer los mitos y descifrar los símbolos… El Mundo no es una masa opaca de objetos arbitrariamente arrojados juntos, sino un cosmos viviente, articulado y significativo. En último análisis, el Mundo se revela como lenguaje».


Mircea Eliade, tomado de Introducción a la mitología griega. Carlos García Gual. Alianza, Madrid, 2006, pág. 58.

2 comentarios:

  1. La sociedad actual convierte a los hombres en seres sin personalidad que se limitan a trabajar y a consumir. Y aún así, muchos presumen de ser libres.

    ResponderEliminar
  2. Texto bien elegido que complementa el anterior. Sólo añadir, desde el punto de vista práctico, que el mito es lo que nos hace sentir que no estamos solos y nos da fuerzas para luchar. Que no se trata sólo de nuestro disgusto personal por las fuerzas que dominan el mundo actual, sino que tenemos raíces en algo más profundo.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.