lunes, 11 de octubre de 2010

Carl Schmitt

Jurista y politólogo alemán, nacido en una familia pequeñoburguesa y católica instalada en un entorno rural y protestante. Estudia Derecho en Berlín, Múnich y Estrasburgo doctorándose (summa cum laude) en 1910 con el trabajo Über Schuld und Schuldarten (Sobre la culpa y sus formas). En 1919 accede a su primer trabajo como docente en una Escuela de Comercio de Múnich, ciudad desde la que había contemplado el desplome del II Reich, el exilio de los Wittelsbach (casa real bávara), la proclamación de la República de Weimar y del “Consejo de Baviera”, acontecimientos que sin duda influyeron mucho en su obra Die Diktatur, La dictadura (1921).

En 1922 ocupa la cátedra de Derecho Público de la Universidad de Bonn, siendo por entonces cuando publica Politische Theologie, Teología política. Es patente ya en sus primeras obras la crítica a la que somete al parlamentarismo y a la Constitución de Weimar, rasgo que se verá acentuado en su fundamental Verfassungslehre, Teoría de la Constitución (1928).

En 1928 abandona Bonn y va a Berlín, ocupando una plaza de profesor en la Escuela de Comercio. Este traslado le permite estar cercano al núcleo de la llamada revolución conservadora (Arthur Moeller van den Bruck, Oswald Spengler, Thomas Mann, Ernst Jung). Publica en estos años Der Hüter der Verfassung, El guardián de la Constitución (1931), Der Begriff des Politischen, El concepto de lo político (1932) y Legalität und Legitimität, Legalidad y legitimidad (1932), donde pide la prohibición de los partidos nazi y comunista por ser “enemigos de la Constitución”.

El 1 de mayo de 1933 se afilia al NSDAP. Entre 1933 y 1945 es catedrático de Derecho en la Universidad de Berlín. Se inicia una etapa de entusiasmo por el nazismo y de acumulación de cargos públicos (Staatsrat, Consejero de Estado de Prusia, promovido por Göring, dirección de la Deutsche Juristen-Zeitung y jefatura de la Fachgruppe Hochschullehrer der NSJuristenbund, Liga nacionalsocialista de los juristas alemanes,), que no resulta, sin embargo, sencilla. En 1933 se publica Staat, Bewegung, Volk, Estado, movimiento, pueblo, mal recibido en muchos círculos nazis por la preeminencia que sostiene del estado sobre el partido. Durante tres años sufre una campaña en contra por parte de varios juristas cercanos al régimen, siendo calificado como católico, filosemita y convervador. Es obligado, por fin, a abandonar todos sus cargos excepto la cátedra en Berlín y el título de Consejero de Estado de Prusia. En 1936 el periódico de las SS, Das Schwarze Korps, le acusa de oportunista. Los círculos de Rosenberg lo acusan, en 1937, de hostilidad hacia toda ideología racial y de simpatía por los judíos. Desde 1937 se ve obligado a retirarse de la vida pública, si bien permanece en Alemania, protegido por Göring. Deja de ser uno de los representantes principales del orden jurídico del III Reich.

En 1945, tras la derrota alemana en la guerra y la ocupación militar, es apartado de la docencia. Es detenido este mismo año, primero por el ejército soviético, que le libera, y luego por el estadounidense que, tras trece meses de internamiento en dos campos de concentración, también le deja libre. En 1947 vuelve a ser detenido y ahora interrogado en Núremberg. Desde 1950 vive retirado, si bien publica algunas obras: Der Nomos der Erde, El nomos de la Tierra (1950), Theories des Partisanen, Teoría del partisano (1963) y Politische Theologie II, Teología política II (1969).

Bibliografía básica.

Una nueva campaña infamatoria contra Carl Schmitt. Alain de Benoist. Empresas políticas, núm. 4, 2004. Disponible aquí.
Carl Schmitt y Ernst Forsthoff: coincidencias y confidencias. Francisco Sosa Wagner. Marcial Pons, Madrid, 2008, págs. 9-17.

2 comentarios:

  1. Estamos sin duda ante un auténtico heterodoxo.

    ResponderEliminar
  2. Exacto Dani, un heterodoxo. Lo que importa es que este heterodoxo ha hecho contribuciones teóricas de un valor general y que, para el movimiento, son mucho más interesantes y útiles que otras hechas por ortodoxos y que aportaron bastante poco.

    Pienso en la distinción amigo/enemigo, en esta distinción como determinante de lo político o en la efectiva posibilidad de conversión de los antagonismos religiosos y étnicos en antagonismos políticos. Todos estos asuntos se han tratado ya en esta página.

    A continuación vendrá un artículo para reflexionar acerca de otro fundamental concepto schmittiano, la teología política.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.