viernes, 11 de diciembre de 2009

El multiculturalismo: hacia su comprensión en cuanto ideología (II)

El multiculturalismo es una nueva versión antes del descalabro final de esa otra religión que cambia de aspecto según las épocas sin querer desaparecer definitivamente, el socialismo. Los inmigrantes, o mejor dicho los colonos de esta colonización en sentido inverso, se han convertido en el nuevo proletariado cuya emancipación y triunfo han de regenerar la sociedad y el mundo, creando el "hombre nuevo" que toda religión lleva en sí.
La quimera multiculturalista tendrá una vida mucho más breve que la utopía socialista, y un fin mucho más dramático. El socialismo proponía unas esperanzas y era eso lo que hacía su fuerza. Cada uno, según sus propios sueños, sus ambiciones o sus deseos veía en el socialismo aquello que los fundadores de la nueva fe no habían pensado siquiera en poner en ella. Es la suma de todos esos sueños y de todos esas insatisfacciones y enojos, de todas esas esperanzas, lo que daba a esa fe su incontestable fuerza.
Derrumbado el socialismo bajo el peso de sus contradicciones y de las realidades que no conocen de fantasías ni de credos, aparece el último capítulo de esa larga serie de quimeras y utopías, que buscando la felicidad universal de la humanidad, ha engendrado los monstruos más sedientos de sangre y destructivos que la mente humana podía imaginar. A aquellas equivocadas teorías económicas y sociales, al fracaso de un concepto del hombre eminentemente materialista, y como colofón a la historia del desvarío de los hombres, busca ahora tomar el relevo el llamado multiculturalismo. Su triunfo no sería simplemente el de unas ideas nefastas (que pueden combatirse) o la implantación de un régimen cualquiera (que se puede derrocar), sino la suplantación de unos pueblos europeos por otros no europeos: un genocidio por sustitución.
El multiculturalismo no busca la victoria de lo que predica, es decir del propio multiculturalismo, la utópica e irreal convivencia armónica y provechosa entre diferentes razas y culturas en un mismo espacio, celosas de sus particularismos culturales y sometidas a diferentes códigos legales y morales. El multiculturalismo tiene como principal y tal vez como único objetivo el aniquilamiento material y espiritual de los pueblos europeos y el fin de sus culturas milenarias, el saqueo de sus riquezas y la ocupación de su espacio, en suma el exterminio de la civilización del hombre blanco y el retorno a la barbarie de los primeros balbuceos de la humanidad. El multiculturalismo es, en definitiva, el caballo de Troya de los enemigos de Europa, de sus pueblos y su cultura.
Ese credo, tan contrario a los intereses de aquellos mismos a quienes se busca imponerlo, tan incompatible con la supervivencia y continuidad de nuestras naciones, es tan absurdo y criminal que no puede progresar predicando su ilógico catecismo sobre el conjunto de sus víctimas necesarias. Sin el concurso de las masas extranjeras ya presentes sobre suelo europeo y de las que están en marcha para sumarse a esa marea, el multiculturalismo no pasaría de ser una anécdota menor, una extravagancia intelectual, una idea grotesca y sin porvenir, un "brindis al sol".
Es por ello que el multiculturalismo no puede triunfar, es decir implantarse como sistema, más que sobre la base de unos enormes contingentes no europeos que se impondrían por la fuerza de la cantidad a las poblaciones autóctonas. No se puede esperar que los propios europeos, de manera voluntaria y masiva abracen la causa de su propia desaparición. Sin duda estos no lo harán en su mayoría, pero el tamaño de las poblaciones extranjeras será dentro de poco de tal envergadura que esta actuará como arma de intimidación y de amenaza sobre los europeos. Cuando la relación demográfica entre nativos y alógenos se trastoque de manera dramática, cuando se altere gravemente el equilibrio entre ambas poblaciones, todavía ampliamente favorable al elemento europeo, entonces aparecerá la violencia generalizada y sin freno contra este último. Ese momento llegará incluso mucho antes de que las poblaciones extra-europeas sean mayoritarias en cada uno de los distintos países de Europa. Para esto bastará que haya en la percepción, en el ánimo de las huestes colonizadoras (en algunos grupos étnicos y culturales más que en otros) la sensación de que la víctima ya está entregada y sin defensa posible, de que "el viento sopla en su favor" y las posibilidades de éxito son, más que razonables, probables. Entonces empezarán las agresiones sistemáticas y generalizadas, el asalto frontal y sin máscara a nuestras patrias, en una lucha en la que nos jugaremos el ser o no ser, la sumisión o la liberación, el fin o el renacer. No podemos prever con exactitud cuándo ni cómo llegará ese tiempo, pero todo indica que ya estamos viviendo los prolegómenos de un conflicto que desembocará en guerra abierta probablemente en un futuro no demasiado lejano. La cuenta atrás ya ha empezado y el tiempo corre en contra nuestra.
Pareciera que llegados a ese punto, en que las incógnitas del tiempo presente se han ido desvelando una tras otras y que el futuro no ofrece ya dudas, todo un mundo fuera sin embargo incapaz de reaccionar y aceptara desaparecer en silencio, sin sobresaltos ni rebeldía, dando por inútil todo gesto de oposición y toda voluntad de resistir. La vida no es un regalo gratuito sino una lucha permanente. Quien no lucha perece, quien se entrega desaparece. No hay ideología ni creencia que pueda sustituirse a las leyes inmutables de la naturaleza. El crimen de soberbia contra el orden natural de las cosas conlleva un castigo de extraordinaria severidad. Los pueblos europeos no tardarán en experimentar las terribles consecuencias de sus perversos despropósitos y sus insensatas transgresiones. La rueda de la Historia ha empezado a girar y nada de lo que digamos o hagamos podrá detenerla ya. La fruta pronto estará madura. Lo peor es seguro, el desastre es inevitable. La utopía multicultural estaba destinada al baño de sangre desde su comienzo.

Arjun

6 comentarios:

  1. Llevo unas semanas pensando y escribiendo también sobre el multiculturalismo, sobre la moral natural, y sobre la debilidad y su relación con la maldad. Estos dos artículos resultan complementarios con los míos, aunque me gustaría integrarlos, pues cuando empecé a escribir lo hice con la intención de abarcar todos los aspectos, y veo que aquí hay cosas que no se me habían ocurrido. Pero me parece que tendré que conformarme con un resultado más fragmentado.

    El futuro trae además la crisis energética (el pico del petróleo) y el enfrentamiento probable con Rusia, China o Irán. Por eso la aceleración de acontecimientos en Occidente (represión, Tratado de Lisboa, etc.).

    ResponderEliminar
  2. Es complicado, sí. El multiculturalismo como ideología no es tan fácil de aprehender como parece.

    Y no hablemos ya de descubrir su verdadera utilidad. Lo que propone aquí Arjun parece razonable: multiculturalismo como ideología de derribo que tan "sólo" pretende la destrucción de las naciones arias, si bien se presenta como otra cosa y manifiesta públicamente otro objetivo (para poder ser aceptada, claro está). Por otro lado, tenemos la hipótesis del Plan Kalergi, que en algunos aspectos también parece estar cumpliéndose, y que pone como elemento esencial de todo el proceso el mestizaje. La convergencia entre ambas hipótesis está en los hechos: el programa oculto del multiculturalismo desvelado por Arjun coincide con el programa oculto (no tiene programa público) del Plan Kalergi.

    Luego tenemos el problema de la islamización de Europa. Problema ahora en un sentido puramente conceptual. La islamización negaría de hecho ambos programas u objetivos (el de Kalergi y el programa oculto del multiculturalismo) y significaría simplemente la sustitución de una familia de razas (europeas) por otras (árabes y bereberes) con un cierto mestizaje con eventuales traidores europeos conversos al Islam. Las naciones europeas habrían sido destruidas para ser sustituidas por una población musulmana que en absoluto se amoldaría a las exigencias del Plan Kalergi (dominio de una élite judía sobre un magma de población mestiza sin identidad ni voluntad alguna) ni al programa oculto del multiculturalismo desvelado por Arjun (dado que se destruiría un orden para conformar otro orden).

    No obstante, la negación del programa oculto del multiculturalismo sería relativa, sobre todo si entendemos que el objetivo del multiculturalismo era meramente la destrucción de los pueblos europeos, con un desentendimiento de la evolución posterior.

    ResponderEliminar
  3. El multiculturalismo como ideología de derribo (por emplear esa terminología muy acertada)facilitaría el triunfo del Plan Kalergi (o uno similar), sería la herramienta adecuada par la materialización de ese predominio buscado de una élite judía y sus cómplices projudíos sobre una masa amorfa de bastardos sin personalidad ni voluntad.

    Ahora bien, como dices, al mismo tiempo de la vigencia de la ideología del multiculturalismo asistimos a otro fenómeno paralelo que viene a complicar las cosas, que llega al mismo tiempo que el multiculturalismo y que es favorecido por este, pero que tiene una dinámica propia y unas metas distintas. La islamización de Europa no "cuadra" con ese Plan Kalergi (por llamarlo de alguna manera, que posiblemente sea el adecuado) ni puede facilitarlo, lo estorba e incluso lo puede malograr. La inmigración musulmana venía bien como herramienta de destrucción de las identidades europeas, pero su voluntad de conquista y dominio entra en conflicto con la de los que la han promovido.

    Yo creo que en un primer momento los promotores de ese Plan Kalergi han contado con las poblaciones árabo-beréberes (entre otras) para la consecusión de sus objetivos, sin darle demasiada importancia al hecho religioso y civilizacional que traían esa poblaciones en sus "alforjas". Sin duda no ignoraban los riesgos que eso suponía, pero vieron en esa inmigración masiva una posibilidad de hacer avanzar sus posiciones rápidamente gracias al impacto desestabilizador y a la larga destructivo que iba a tener esa inundación demográfica de gentes de razas extrañas a Europa y a la conformación genética, moral y espiritualde los pueblos europeos.

    Sería posible (es una hipótesis)que ese plan Kalergi haya quedado aparcado en vista de que las cosas han tomado un camino no previsto. Si el Plan Kalergi está superado y ya no puede ser implantado porque aquella soñada masa de mestizos sin identidad será dominada por el islam triunfante, cabe preguntarse entonces si el filoislamismo que se aprecia en las corruptas élites europeas cada día de manera más clara no sería la prueba de un rediseño de ese plan en clave islámica, que daría por buena, a falta de la concrecón de su plan original de dominio, la destrucción de Europa aunque esta ya no les pueda reportar en lo inmediato los beneficios originalmente diseñados.

    En otras palabras: "Si no nos podemos hacer con el control de la casa, después de haber envilecido y esclavizado a sus verdaderos dueños, por lo menos que estos bárbaros musulmanes la destruyan de cabo a rabo. Tal vez algún día, la situación se vuelva a presentar a favor nuestra".

    No sé si esto tiene sentido. ¿Qué te parece?

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que no, que el objetivo es el mestizaje y hacer con los países musulmanes lo que se ha hecho con los cristianos: desislamizarlos, inculcando hedonismo, materialismo y vicio.

    La prueba está en lo que pasa en Turquía, en donde querían prohibir al principal partido, que además era o es el de gobierno, por ser demasiado musulmán. La televisión turca es completamente occidentaloide.

    En Indonesia querían legalizar el porno. Ya se sabe que derrumbar la moral es el primer paso para poder llevar a cabo cualquier medida, pues a una gente sin moral y adoradores del dinero y el placer inmediato, ni pueden ni quieren defender ningún valor como la nación o la raza.

    Lo que pasa es que los islámicos también tienen sus planes, y se aprovechan de la apertura de fronteras en Europa para sus fines, que es ganar poder.

    ResponderEliminar
  5. Es complicado hallar una respuesta.

    Todo parece haber ocurrido como dices, Arjun. Pero, ¿sería posible que unos ingenieros sociales tan avezados hubieran cometido semejante error? Y por error me refiero al heho de propiciar la islamización de Europa, generando así unas nuevas naciones con una fuerte identidad (en este caso religiosa) en lugar de aquel ansiado magma mestizo sin identidad ni voluntad alguna.

    Y además hablamos del islam, que es la religión que configura comunidades religiosas con mayor capacidad de constituirse en sujeto político conocida. No van a faltar en estas naciones euro-islámicas (euro en sentido geográfico, nada más) ni identidad (religiosa) ni voluntad política, justo lo contrario a lo que pretendía el Plan Kalergi.

    Quizás los ingenieros sociales nombrados sobravaloraron la capacidad de aculturación y colonización cultural americanomorfa. Dio muy buenos resultados con los europeos (y terminó de destruir su identidad), pero no así con los colonos musulmanes (donde más bien ha habido efecto boomerang en algunos elementos de la segunda y tercera generación de colonos, ya nacidos en Europa, muchos menos "integrados" que los primeros que llegaron, nacidos en el Magreb). Pero la colonización cultural no dejarán de intentarla, tal y como dice Qbit.

    Respecto a lo último, a dejar la "kalergización" para un futuro más o menos cercano, pues no sé. Han ido a dar con un grupo etnoreligioso que, tras su formidable expansión inicial en el plazo de cien años, ha tenido pocos retrocesos. Y entre ellos el más notable ha sido el de nuestra España reconquistada tras ocho largos siglos de lucha, algo que sirve para llenarnos de orgullo pero para poco más en estos momentos.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que los narigudos y los arabes tienen algun trato los narigudos les dan europa occidental y los arabes les dejan tranquilos con los palestinos.

    Pero creo que los arabes aceptaron un regalo envenenado una europa materialista y mestizada, ademas los paises arabes cada dia son mas como nosotros decadentes, yo creo que a los arabes les saldra el tiro por la culata, los que siempre ganan son los que miran a larga distancia y los arabes miran a corta-media distancia, los unicos que saldran ganando como siempre seran los napias.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.