martes, 1 de septiembre de 2009

Multiculturalismo

« (…) solamente cuando en un Estado se combaten entre sí paisanos y forasteros, derechistas e izquierdistas, viejos y jóvenes, hombres y mujeres, entonces una pequeña minoría racial se puede mantener en el poder, siempre que sea hermética y tenga el control sobre el oro y la prensa».

Adiós, Europa. El plan Kalergi. Un racismo legal. Gerd Honsik. Bright-Rainbow, Barcelona, 2005, pág. 34.


El multiculturalismo es, ante todo, un poderoso medio moderno de sojuzgamiento de las masas por parte de elites y oligarquías. Es la aplicación étnica del principio clásico de divide y vencerás. Una sociedad multicultural, es decir fragmentaria, es mucho más fácil de someter a despotismo que una sociedad étnicamente homogénea. El método es simplemente exacerbar en aquel estado las consustanciales querellas entre grupos étnicos. Conflictos naturales, que en principio no necesitan ser provocados para que ocurran, dado el comportamiento natural entre seres territoriales evolucionados, como los humanos. La noticia antropológica y la extrañeza etológica sería lo contrario, es decir, que grupos étnicos y territoriales distintos con cierto grado de evolución no entrasen en conflicto si habitan el mismo suelo.
En suma, inmigración multicultural y multiculturalismo para fomentar el odio y la división, y más en tiempos de crisis continua, es decir, de aguda competencia por recursos escasos. El enfrentamiento étnico masivo permanente como objetivo y medio eficaz de lograr y mantener el poder absoluto por parte de una reducidísima oligarquía, una vez obtenido el control de la finanza y la opinión (medios de comunicación y entretenimiento de masas).

10 comentarios:

  1. Creo que el fin último del proyecto multicultural y multirracia impuesto a las naciones occidentales es de reducir a la impotencia a sus pueblos que de otra manera serían fuertes y dueños de si mismos, y de imponer a la larga una forma de gobierno despótico como única solución para garantizar el orden en una sociedad fragamenteda y en conflicto permanente entre los diversos componentes que la conforman.

    Se crean artificialmente unos problemas para sumir en el desorden y la inestabilidad unas sociedades que se ven abocadas a gastar todas sus energías y recursos en garantizar unas mínimas condiciones de vida organizada y se impone al final un sistema que limita al máximo las libertades de los pueblos para concentrar el gobierno en manos de unas muy reducidas minorías.

    La invasión del continente por masas tercermundistas empezó con la excusa de la falta de mano de obra para la construcción de la Europa moderna y próspera. Es así como los primeros colonizadores pudieron instalarse sin provocar, en los comienzos de esa colonización, suspicacias ni oposición. La falsedad de la necesidad de inmigrantes extranjeros por motivos puramente económicos y laborales quedó puesta en evidencia cuando, pasados esos tiempos de necesidad de mano de obra, la colonización siguió e incluso se acrecentó. Hoy siguen llegando a Europa cientos de miles de nuevos pobladores cada año, cuando nadie puede argumentar seriamente ninguna necesidad real de hacer venir nuevos inmigrantes. Pero en este estadio de la cuestión ya no parece ser necesario disimular las verdaderas razones de esa política de fomento de la inmigración masiva. Se trataba en realidad de inundar Europa de extranjeros no occidentales para quebrar a los pueblos autóctonos, sumirlos en la decadencia y el caos, y volverlos vulnerables y dominables a gusto de sus pretendidos amos naturales.

    El "rebaño" europeo es el mejor rebaño del mundo, por su capacidad de crear, de inventar, de trabajar, de producir riqueza y bienes de todo tipo y en abundancia. Frente a esas cualidades, los europeos tienen algunos "defectos": bajo el gobierno de sus jefes naturales, sometidos al imperio de leyes que surjen de lo más profundo de su temperamento, de la historia y de la naturaleza, no es fácil engañarlos ni , ni vivir a su costa. Un "rebaño" tan magnífico, tan productivo, tan creador de riquezas, tan falto de malicia por otra parte, no podía más que sucitar la envidia y la codicia sin límites de la raza parasitaria por excelencia que son los judíos.

    Las desgracias de los pueblos europeos empiezan desde el primer día en que los judíos se meten en los asuntos de la raza blanca. No cabe la menor duda que el proyecto multicultural y multirracial para Europa y Occidente es una conspiración judía.

    ResponderEliminar
  2. El tema del multiculturalismo da para mucho (ya opinare mañana a fondo), de hecho pretendo crear una web al respecto, con todas sus mentiras.

    Ahora, y el motivo por el que escribo, es por esta magnifica noticia, la mejor iniciativa que he visto en internet en lo que llevamos de verano contra uno de los principales arietes amordazantes, échale un vistazo compañero:

    http://www.movimientocontralaintolerancia.net/

    Ya está dando que hablar..


    El Troll Oenegeta

    ResponderEliminar
  3. http://www.movimientocontralaintolerancia.net/esteban_ibarra_frap2.jpg

    Increible!!!!! La pestilente rata de Esteban Ibarra figurando como detenido del FRAP, la prueba gráfica definitiva, esto hay que hacerlo circular


    El Troll Oenegeta (con mas jeta que nunca)

    ResponderEliminar
  4. Alain, estoy totalmente de acuerdo contigo. También con el último párrafo, que es una de las cuestiones que trata el libro del cual he tomado la cita.

    ____

    Ya he incluido en enlaces la página que denuncia las subvenciones millonarias que cobra este lamentable agente del régimen. Gracias, Troll, por darnos a conocer el sitio.

    En la columna de la derecha de esta página http://www.movimientocontralaintolerancia.net/
    movimiento.htm
    figura una tabla con lo que ha cobrado la ONG inmigracionista de Ibarra desde 1995. Destaca la fuerte subida que experimentó en subvenciones concedidas a partir de la llegada al poder del Partido Popular y el crecimiento sostenido desde entonces, a costa del sufrido contribuyente español, que no sólo tiene que sufragar a millones de inmigrantes sino también a individuos que nunca han trabajado y que tienen por objetivo la destrucción de nuestra nación.

    Algo que no he visto en la página pero que es muy significativo de la catadura moral de Ibarra es el hecho de que antes de 1995 su organización se llamaba Jóvenes contra la Intolerancia. Cuando el señor Ibarra, individuo de proverbial pereza, cumplió unos añitos y el nombre de su organización unido a su persona sólo incitaba a risa, lo transformó en Movimiento contra la intolerancia y a seguir cobrando subvenciones. Cualquier cosa menos trabajar.

    ResponderEliminar
  5. El multiculturalismo separa a la gente en tribus que están por debajo del nivel del Estado-nación. Ésta es exactamente la situación que teníamos en Europa en la Edad Media. Asimismo, la idea de que debemos respetar a otras culturas no criticándolas, significa dar marcha atrás al reloj varios siglos hasta la era preilustrada. El multiculturalismo es simplemente una ideología medieval y generará resultados medievales

    ResponderEliminar
  6. Últimamente me estoy interesando por los análisis sobre el multiculturalismo realizados por autores de la Europa del este como Slavoj Zizek, que al no estar contaminados por la teorias multiculturalizantes neoliberales ofrecen otros puntos de vista dificilmente clasificables en la izquierda o en la derecha (este es mas bien ultraizquierdista reciclado), eso sí, ajenos a lo políticamente correcto, si bien tienen algún toque universalista propio de sus formaciones en etapas anteriores bajo el telon de acero, aunque no quita peso a sus críticas, a pesar de la confusion semantica con el interculturalismo que no es mas que el paso previo al desintegrador asimilacionismo

    En el reciente escrito que acabo de leerme (para forjar una opinion aquí teniendo en cuenta enfoques provenientes de otras vertientes menos usuales): "El multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo", del mencionado autor, ya ha golpeado algunas conciencias bienpensantes de la izquierda (especialmente en el nicho del "viejo topo", a los cuales no les ha quedado mas remedio que asentir)

    He podido comprobar que cuando deleznan aspectos "eurocentristas" lo hacen posicionando dicho eurocentrismo de la mano del atlantismo, de ahí su principal critica. De esta manera las teorías multiculturales harían de ariete (melting pot) para allanar el camino entre la poblacion llana y debilitar sus reticencias naturales al capitalismo y al cosmopolitismo globalizador.

    Lógicamente la esencia del multiculturalismo se basa en lo que ha descrito Arjun, ya que consiste en pequeños feudos locales, sin ahondar en las raices de ninguno en particular, pero sí niega, por necesidad, la homogeneizacion de un determinado espacio, ya que no sería una afirmacion positiva del otro sino un ejercicio conceptual de distanciamiento de ese otro. Obviamente todo ello desembocaría a largo plazo en el interculturalismo, y por ende, en la desintegracion de las caracteristicas diferenciadoras en dicho espacio, sea este un pais, estado-nacion, o todo el orbe, y con las que la sabia naturaleza ha agraciado al género humano (que por algo la naturaleza tiende a la diversidad, no a la homogeneidad artifical que el régimen pretende)


    El Troll Oenegeta

    ResponderEliminar
  7. Para el interculturalista ideológico (no solo el del interés mercantilista, sino el que cree a pies juntillas en una idílica sociedad multiculti donde las interrelaciones se efectuan con total armonía y todos comemos perdices), como Zizek, determinar la existencia de distintos pueblos y culturas solo es posible desde el punto de vista universalista propio de la ilustracion, detrás de esa observacion se encuentra su derivacion lógica: "que el sujeto carece completamente de raíces y su posicion verdadera es el vacío de la universalidad".

    El tal Zizek, y otros por el estilo, repelen la lógica multicultural, no para negarla, sino para acelerar el advenimiento de un ilusorio interculturalismo global, ya que las barreras propias de las diferencias multiculturales impedirían dicha armoniosidad global. Criticar el multiculturalismo desde la izquierda es como poner de bombero al pirómano, pues hacen de aceleradores de la combustion.

    En resumen: El multiculturalismo guiado por el orden mundial globalizante, conforme penetra en una sociedad determinada, permite inicialmente cierta "universalidad concreta", para después, de la mano de una ficticia "tolerancia" multiculturalista, de una constante mencion a los derechos humanos y a la democracia va fundiendo los "estilos de vida particulares", y segun el punto de vista del autor de ese escrito, tener "estilos de vida particulares" puede conllevar a cierta e "indeseable" nacionalizacion de las etnias o etnizacion de las naciones, y claro, segun este mamoncete, eso conlleva al capitalismo (que ya es rizar el rizo, xd), obviando a cosa hecha, que es justo al revés, ya que el capitalismo presenta al multiculturalismo como una poesía ideológica (que desintegra cualquier tipo de resistencia identitaria). Pero se entiende su postura, puesto que su labor global, consiste, al igual que la del universalismo globalizador, en minar cualquier tipo de resistencia identitaria para despojarla de todo caracter contestatario. Aquí la izquierda y el capital van de la mano.


    El Troll Oenegeta

    ResponderEliminar
  8. Has tocado un asunto importante en mi opinión, Troll Oenegeta.

    Creo que es fundamental hacer una rigurosa conceptualización de estos tres conceptos: asimilacionismo, multiculturalismo e interculturalismo y, a partir de ahí, investigar en las filiaciones existentes entre ellos.

    De momento sólo diré lo que sigue. Por un lado, es obvio que la inmigración masiva es un fenómeno provocado por el capital y su lógica en la forma actual de régimen mundializador. Igual lo es que el multiculturalismo, por las razones que señaláis Arjún y tú mismo, no es el modo de organización social adecuado para un mercado único mundial. Por lo tanto, es necesario verlo como un estadio intermedio, un fase de transición hacia otra cosa, en todo este proceso histórico de demolición del estado-nación.

    Las alternativas conocidas al multiculturalismo (que, de todas formas, por definición es inestable) son tres. O bien el estado étnicamente homogéneo y etnocentrado, el único que respeta la diversidad natural del planeta y, justamente, el modelo a demoler por los mundialistas. O bien el asimilacionismo, algo que sólo "funciona" (mal noticia que funcione) si los grupos étnicos intrusos se avienen a un proceso de aculturalización e imitación del grupo étnico nativo y en este último grupo no tiene lugar un desplome de la natalidad y sigue siendo mayoritario (aunque en tendencia descendente). O bien, el interculturalismo, cuando los grupos étnicos en un mismo espacio alcanzan un grado de interación notable y se instalan en un proceso de mestizaje biológico y cultural creciente cuyo resultado ulterior sería un nuevo grupo mestizo que poco tendría que ver con los precursores.

    Ésta última alternativa es harto empobrecedora. La consecuencia necesaria del odioso mestizaje racial es un notable empobrecimiento bioantropológico. Por otro lado, el mestizaje cultural es igualmente empobrecedor, porque los grupos étnicos en inter-culturalización se igualan por lo bajo, es decir, por los elementos culturales de menor valor de cada cultura respectiva.

    Como bien dices, en esto como en tantas cosas, izquierda y capital van de la mano.

    ResponderEliminar
  9. Hubo una fuerte subida en subvenciones con la llegada del PP porque con la llegada del PP se abrieron las fronteras a la invasión inmigrante, y había que invertir dinero en propaganda.

    Multiculturalismo = racismo antiblanco, pues siempre es para los países blancos, no para Japón o Corea del Sur. Multiculturalismo = disminuir la población blanca y aumentar la no blanca = genocidio.

    ResponderEliminar
  10. "El multiculturalismo separa a la gente en tribus que están por debajo del nivel del Estado-nación. Ésta es exactamente la situación que teníamos en Europa en la Edad Media. Asimismo, la idea de que debemos respetar a otras culturas no criticándolas, significa dar marcha atrás al reloj varios siglos hasta la era preilustrada. El multiculturalismo es simplemente una ideología medieval y generará resultados medievales"

    Totalmente de acuerdo, la multirracializaciòn y multiculturalizaciòn de las naciones europeas signfica revertir todo el proceso de construcción de los estados nacionales del siglo XIX y principios del XX, cuya esencia consistía precisamente en el derecho de aquellos pueblos con una lengua y cultura determinadas a reservarse un espacio geografico propio en el que buscar su destino común. En el momento en que se les impone una avalancha inmigratoria cuya composición no varía significativamente entre una nación y otra (alguien me puede decir si exsite alguna diferencia sustancial entre un turco residente en Alemania con uno q resida en Suecia u Holanda), las sociedades se van homogeneizando y las fronteras dejan de tener sentido, tal como lo predican los progres e igualitaristas.
    No creo estar diciendo nada nuevo, lo absurdo es que siendo tan obvio ni siquiera se hable de ello y se repitan los mismos discursos huecos sobre "pluralidad", "diversidad", "tolerancia", "integración", "rejuvenecimiento de Europa", etc.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.