jueves, 16 de julio de 2009

El consenso étnico y su manifestación en el discurso de las élites

¿Qué está pasando para que el discurso acerca de la inmigración que sostienen las élites políticas, económicas, sociales e intelectuales de las naciones europeas sea coincidente y transversal con respecto a ideologías de izquierda y derecha? Vemos a diario como empresarios, sindicalistas, políticos conservadores, comunistas, socialdemócratas, liberales, responsables de ONGs, catedráticos o clérigos convergen con respecto a este tema fundamental, algo que llama la atención por ser, precisamente, fundamental, es decir, que tiene capacidad por sí sólo de trastocar profundamente el medio que nos rodea.
Si bien el consenso político y social predomina en los países europeos desde los cambios instituciones que tuvieron lugar a mediados del siglo pasado y, si bien, y en lo que concierne sobre todo a políticos y sindicalistas, el sistema electoral es un mecanismo eficaz en la represión de todo tipo de propuesta no consensual, al tratar cada partido de generar adhesiones lo más amplias posibles, semejante unanimidad inmigracionista es muy significativa, particularmente por la casi ausencia de matices, al contrario de lo que ocurre con otras cuestiones.
Estamos ante una evidente confluencia de intereses entre elementos económicos, políticos y sociales diversos. Por un lado, al empresariado, mayoritariamente neoliberal, le interesa la afluencia masiva de mano de obra barata para, en una Europa con una natalidad descendente, mantener un numeroso ejército de reserva industrial y con ello unos salarios bajos y en tendencia real decrecientes. También es un modo eficaz de disciplinar a la fuerza de trabajo. Por otro lado, tenemos a la izquierda política y sindical sistémica que, ante la pérdida de representatividad, legitimidad y apoyo entre la clase obrera nativa, trata de reemplazarlo por el que le pueda prestar ciertas minorías sociales en ascenso. De esta forma, tratan de articular una nueva hegemonía en el escenario en perspectiva de una fragmentaria sociedad multicultural. Derechas e izquierdas, imbuidos ambos además por el cosmopolitismo y ciertas ideas ilustradas, convienen en el multiculturalismo y el mestizaje. La avaricia y el resentimiento encuentran, al fin, una convergencia total. Se va fraguando así un consenso étnico mantenido por todas las élites a costa del pueblo.
Los intereses se reflejan en el discurso. En el discurso de las élites europeas actuales aparece esta citada confluencia de intereses acerca de la inmigración. Los intereses se defienden mediante el discurso. Por el discurso, las élites, el poder, legitiman su práctica política inmigracionista y contraria a los intereses de los europeos. Es necesario legitimar constantemente una política que va en perjuicio de la mayoría, especialmente si esta mayoría es la autóctona y si el sistema político en el que operan las élites políticas se define como democrático. Es natural que el pueblo oponga algún tipo de resistencia, especialmente cuando algunas de las prácticas inmigracionistas repercuten directamente en su situación económica (caso de la denominada discriminación positiva, por ejemplo, una forma de racismo anti-blanco con buena conciencia) Para afrontar esta resistencia, incluso antes de que tenga lugar, el poder, especialmente desde el grupo conformado por las élites intelectuales e ideológicas, va elaborando un complejo discurso inmigracionista, que luego es difundido masivamente por parte, entre otros, de los medios. La práctica inmigracionista necesita de constante legitimación, y de ahí el interés del poder por el discurso al respecto y por su difusión. La propaganda se vuelve decisiva en unas sociedades donde el control social se hace sobre todo a través de la persuasión y de la seducción.
Es evidente que las élites controlan el discurso público, de hecho, su carácter de élite consiste en parte en la posesión de esta característica. El discurso público viene constituido por el discurso político, el discurso empresarial y sindical sistémico, el discurso de los medios de comunicación de masas, el discurso institucional (destacando aquí sobre todo el discurso que es transmitido a niños y jóvenes en el sistema educativo, donde muy tempranamente se les enseña inmigracionismo, multiculturalismo, xenofilia y eurofobia), etc., discurso que es tendencialmente inmigracionista debido al control que sobre el mismo tienen las élites. Es esencial para las élites este control del discurso público, ya que su discurso no solamente legitima la práctica política inmigracionista que realizan, sino que también reproduce esta ideología concreta y hace pensar a la gente sobre inmigración en los términos que las élites desean (hablamos aquí ya de una intervención en las masas en un nivel cognitivo profundo). Estas élites sin duda confían en que en una sociedad mediática, como la actual, el discurso público positivo sobre la inmigración tenga más fuerza que las experiencias cotidianas de las personas.
El discurso inmigracionista, creado por los que dominan, suele tener como eje fundamental el promover la aceptación por parte de los autóctonos del proceso de inmigración masiva como algo natural, positivo y, de todas formas, inevitable. Lógicamente, implica de paso una legitimización de la mundialización en curso. Hablamos de la mundialización (económica, cultural, social, demográfica) en la que casi todos los poderes existentes están empeñados. Mediante un discurso prefabricado por las élites intelectuales e ideológicas el poder trata de modificar el universo mental del pueblo en lo referente a la etnia y la cultura. Se fomenta el menosprecio de la cultura propia, de la propia raza, de las propias costumbres y tradiciones. Todo esto queda relegado, como mínimo, a la categoría de elementos culturales de segundo nivel y, en todo caso, propio de gentes y sociedades poco avanzadas. En un primer nivel de prestigio social se presentan las sociedades multiculturales o interculturales y la cultura cosmopolita. Este es el modelo que se presenta como deseable socialmente y hacia el cual se tratan de orientar los deseos y los sueños de las masas.

9 comentarios:

  1. Y además, como la sociedad que quieren es artificial y perniciosa, necesitan esa propaganda incesante.

    Todo lo no natural necesita de propaganda incesante. Si fuera natural, no sería necesario.

    Otro ejemplo: No es necesario publicitar como normal el matrimonio heterosexual, porque lo ES. El homosexual no lo es, así que necesita mucha propaganda para inculcárselo a la gente. Con la inmigración lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Certero análisis de la cuestión. El caso es saber si esta catástrofe en ciernes se materializará en el silencio y la aceptación ovejuna de nuestros pueblos o si por el contrario habrá en algún momento una reacción que logre frenar y revertir esta situación. No soy nada optimista.

    "Estas élites sin duda confían en que en una sociedad mediática, como la actual, el discurso público positivo sobre la inmigración tenga más fuerza que las experiencias cotidianas de las personas."

    Totalmente cierto, muchas personas, las menos independientes ciertamente, creen más en las consignas de los telediarios que en la realidad que ven con sus propios ojos. En una oportunidad entablé en plena calle con un conocido un intercambio de pareceres respecto de la cuestión de la inmigración masiva descontrolada que sufrimos. Este individuo, de confesadas tendencias "progresistas" se aferaba a las verdades oficiales del sistema: la inmigración era necesaria, no era perniciosa, no era una invasión, no había tantos extranjeros como decían los anti inmigracionistas (por no decir fascistas en mi cara), etc. En la calle donde estábamos parados, de los transeuntes que pasaban en una y otra dirección 3 o 4 eran de cada diez eran netamente extranjeros: moros, chinos, negros y otros. Sin embargo, según mi interlocutor, no eran tantos como la "gente" como yo pretendía hacer creer. Con esta gente no hay nada que hacer: están completamente drogados.

    No más tarde que ayer mismo, he vuelto a comprobar este singular fenómeno con un miembro de mi propia familia, que no jura más que por Zapatero y se traga la hoja parroquial del PSOE que es EL PAIS sin masticarlo siquiera. El telediario de una cadena cualquiera informó sobre una redada masiva contra la prostitución en Barcelona, extranjeras todas ellas, como se supone. Aproveché para soltar alguna cruda ironía sobre estas "pobres chicas" que llegan "engañadas" a España a trabajar honradamente y son "esclavizadas" por proxenetas muy malos que las "obligan" a prostituirse. La versión oficial que repiten constantemente los medios es que estas prostitutas son "esclavas sexuales", víctimas de delincuentes sin escrúpulos que las explotan inmisericordamente. Cuentos de hadas. Todos sabemos que son putones verbeneros que en sus países se prostituían por un plato de comida y que aquí hacen lo mismo pero por más dinero. (En España hay centenares de miles de prostitutas extranjeras, y estaríamos, pues, ante un fenómeno de esclavitud como no se conoció uno semejante ni en la antigua Roma, Grecia o la misma Babilonia: un sistema concentracionario en plena Europa en el siglo XXI con cerca de medio millón de mujeres esclavizadas. Nos están tomando el pelo.

    Pues bien, eso que es tan obvio, a algunos no le entra en la cabeza. Ven personalmente a esas putas callejeras acosar a los transeúntes en barrios de familia, pero prefiern creer lo que les dice la televisión o el periódico. "Pobres chicas, no hay derecho, y tampoco hacen nada malo, después de todo". Es un fenómeno extraordinario.

    El poder de los medios de comunicación es tan grande, que uno comprueba que esas opiniones no solamente son prestadas sino que son además expuestas en los mismos términos, palabra por palabra, con los que son difundidos por la televisión o los periódicos. No se trata nunca de reflexiones propias sino de argumentos ajenos. Es por eso que toda discusión con estas personas es absolutamente inútil. Si esas opiniones fueran el fruto de reflexiones genuinas, se podría alcanzar a estas inteligencias con la exposición razonada y convincente de otros pareceres, pero como son simples cajas de resonancia de ruidos ajenos, es del todo imposible generar en ellos una reacción para la cual están negados.

    ResponderEliminar
  3. Qbit:

    Efectivamente, lo natural no necesita propaganda. Como esto es muy anti-natural necesita una propaganda constante.

    El problema es que esta propaganda es muy efectiva. Lo preocupante no es que las élites sean xenófilas e inmigracionistas, pues ya sabemos qué amo tienen. El problema es que el pueblo obedezca sumisamente la propaganda que emana de estas élites.

    Este proceso puede tener como producto positivo un fenómeno de selección natural y que los próximos españoles sean mejores, al venir constituidos por las estirpes más resistentes a la odiosa mezcla racial. Pero la reacción nacionalista tarda en llegar y mientras tanto los inmigracionistas y los inmigrantes ganan un terreno que nos va a costar recuperar.

    Fijáos en la siguiente noticia aparecida en la Hoja de la Masonería, entre otras:
    http://www.elpais.com/articulo/
    sociedad/matrimonios/celebrados/2007/
    tiene/conyuge/extranjero/
    elpepusoc/20090425elpepusoc_2/
    Tes

    En el 17% de los matrimonios celebrados en España en 2007 uno de los cónyuges es extranjero. Los datos no desglosan si el extranjero es europeo/euro-descendiente o no. Pero lo que sí se sabe es que, sólo en aquel año, 1364 españolas se casaron con marroquíes, 2193 españoles con brasileñas y 1593 con colombianas.


    Como podéis leer en la noticia, la interpretación de esto por parte de Eduardo Hertfelder es que estos datos "constatan el carácter integrador y hospitalario de los españoles".

    Lo único que demuestran es que los españoles carecen, en su mayoría, de algún tipo de conciencia étnica y que están muy dirigidos por la propaganda.
    ____

    Arjun:


    Muy bien traídos esos dos ejemplos que comentas. Son pruebas de cómo en una sociedad mediática como la actual el discurso mediático tiene más fuerza de convicción para la gente que sus experiencias cotidianas. Algo alarmante porque nos lleva a la conclusión de que el nivel de manipulación al cual pueden ser sometidas las personas es altísimo.

    Las soluciones a esto son difíciles de encontrar. Para los conscientes propongo y practico la desconexión del medio televisivo, que es el más poderoso canal de propaganda habido en la Historia. Esto lo digo porque, incluso para los que piensan por sí mismos, el discurso del poder en formato televisivo es especialmente penetrante.

    Para los no conscientes las perspectivas no son demasiado buenas. Comprendo tu ausencia de optimismo en esto. Creo que un análisis más profundo de la cuestión nos revelaría diferentes niveles de no-consciencia respecto al problema. Alguna gente va tomando conciencia, pero poca. Comentaba arriba que la reacción nacionalista está tardando demasiado.

    ResponderEliminar
  4. "Pero lo que sí se sabe es que, sólo en aquel año, 1364 españolas se casaron con marroquíes, 2193 españoles con brasileñas y 1593 con colombianas."

    Las españolas que se casaron con marroquíes en 2007 estarán ya, a estas alturas, la mayoría muy arrepentidas, y más de una escupiendo sangre a menudo. Allá ellas, con su pan se lo coman.

    Conozco por persona interpuesta un caso de una española que a sus 20 y poco años se fue a estudiar no sé qué historias a una universidad de El Cairo. Allí encontró a su moro y quedó prendado de él. La niña era independiente, hacia lo que le salía del higo, viajaba, estudiaba, iba a fiestas, enseñaba las tetas en la playa, conducía su propio coche, etc.

    Hoy, con algo menos de 30 años, parece la hermana mayor de su madre. Viste unos faldones de los pies a la cabeza, nunca sale a la calle descubierta, y no habla delante del marido más que para asentir. La familia está amargada y le han hecho saber que las puertas de la casa paterna están abiertas para lo que sea. Ella vive totalmente sometida, física y sicológicamente al verraco de su marido, al que dicho sea de paso no se le conoce oficio ni beneficio alguno y viaja mucho a los países árabes y a otros de Europa (?).

    De vez en cuando aparece ella por casa de sus padres con algún moretón que otro. A la tercera vez ya no le han creido más lo del resbalón o lo del golpe contra el marco de la puerta o la ventana.

    Y uno se imagina que esta joven sin duda tuvo pretendientes españoles, de su misma clase, gente de este siglo y cultura, modernos, fiesteros, chavales majos donde elegir un novio o un marido, ni peor ni mejor que cualquier hijo de vecina. Pues no, ha preferido a un moro. Lo he visto un par de veces, y no es una réplica de Omar Sharif (apuesto, elegante, seductor), sino un moro de los que salen su foto en la prensa con ocasión de algún atentado o una célula terrorista desmantelada: un talibán.

    ResponderEliminar
  5. En cuanto a los españoles que se casan con colombianas y brasileñas, esto merecería un capítulo aparte. Estamos ante una manifestación de esta entrega, con todo el equipaje, al mito de la mulata ardiente y sumisa a los pies de su amo blanco.

    Así como el hombre de color siente una fascinación y una atracción irrestible hacia la mujer blanca, muchos hombres de raza blanca sucumben a la fascinación erótica de la mujer de raza oscura (o asíatica en otros casos). Creo que la figura literaria y cinematográfica de la mulata prieta y mojada bajo el sol del Caribe ejerce un influjo físico-espiritual (!!) perturbador y ocasiona un trastorno mental en no pocos hombres blancos. Creo que ven en este tipo de mujeres un objeto sexual dócil (por su inferioridad racial, por su condición de mujeres provenientes de países pobres y de clases desfavorecidas dispuestas a entregarse a un salvador) y de una vitalidad sexual superior a la mujer blanca, ante la cual, por otra parte, han perdido autoridad y preeminencia debido a todas esas teorías de la igualdad entre los sexos y el feminismo exacerbado que rige actualmente en Occidente.

    La mujer latinoamericana, mestiza o mulata, les aparece a muchos hombres blancos españoles como más suaves y dulces (en su habla lo son, pero es una manera de ser en esos países, por lo demás brutales e incivilizados en la vida real), más cariñosas, y al mismo tiempo más desinhibidas y fogosas en el sexo. En su posición de hombres blancos, con recursos económicos y nivel de vida superior al de la mujer que llevan del brazo, supuestamente en actitud de agradecimeinto y admiración, se han de sentir realizados.

    La verdad es que esas mujeres buscan generalmente salir de la pobreza y la inseguridad de sus países y "colocarse" en Europa. La facilidad con la que se entregan a los incautos que creen que es por su linda cara, lleva a estos hombres blancos, muchas veces viudos, divorciados o gente de poco genio y escaso éxito con mujeres de su especie, a caer en la trampa tendida por estas mujeres. Después vienen los desengaños y la pérdida de los ahorros de toda la vida y los problemas con el carácter real de estas razas, muy alejado de esa engañosa suavidad que es su tarjeta (falsa) de presentación.

    Alguna vez he visto por la calle a algún cincuentón español, algo cascado y con apariencia de bebedor de cerveza a lo Homer Simpson con un hembrón brasileño, venezolano o lo que sea del brazo. Y el tipo tan contento como si creyera que ha ligado y que esta real puta está con él por su encanto, belleza y simpatía. No sabe que un dia de estos se despertará y la mulata de sus amores sólo le habrá dejado en la cama los acres olores de su raza y por los suelos los cajones revueltos. Buscará con desesperación creciente la cartilla de ahorros y los relojes de marca sin sospechar que a esas horas estarán volando para Rio de Janeiro, Caracas o Medellin.

    ResponderEliminar
  6. De ahí la necesidad del combate cultural, pero claro ¿qué se puede conseguir con un blog aquí u otro allá, mas alguna conversacion individual con el entorno próximo? casi nada como es obvio. La clave, como ya hay que empezar a decirlo bien alto y claro, es la TV y resto de medios.

    Sin duda sin un mínimo de cobertura mediatica para la exposicion ya sea documental o noticiera, incluso en series anodinas de television, de estas otras ideas tan necesarias para la preservacion identitaria, jamás se logrará nada.

    Visto que los medios están manejados integramente por la ideologia dominante (liberal-progresista) está claro que aunque una opcion nacionalista identitaria lograra asomar la cabeza se la iban a cargar ipsofacto (mas aqui en España con una ultraizqierda disfrazada de demócrata y tolerante e instalada en todos los resortes estatales. Ibarra and company), unas cuantas manipulaciones por aqui, unos avisos incesantes de que viene el "IV reich" por allá y voilá, efecto conseguido, me cago en la puta.

    Por tanto la única vía posible es la mediatizacion de las ideas preservacionistas, incluso he llegado a considerar que lo importante ni tan siquiera sería un partido (el partido se lo cargan los medios cuando quieran) sino el desembarco de gente preparada culturalmente y etnicamente consciente en alguna plataforma mediatica ya establecida, puesto que la creacion de una nueva y alternativa lo veo imposible (mucha pasta haría falta y no veo a ningun emilito aragon por la labor), de esa forma se crearía una base cultural y toma de consciencia en un mínimo de poblacion suficientemente apta como para que despues los resultados de agrupaciones, asociaciones y/o partido apareciesen rodados, esta última parte vendría casi sola, aparte que ya los hay, lo que no hay es lo anterior y eso es lo fundamental

    ¿Porqué Berlusconi aún no ha sido defenestrado de la presidencia italiana por su politica antiinmigratoria y casi contraria a todos los avisos de la UE? porque no todos los medios italianos estan controlados por el sistema imperante, algunos los controla él de forma personalista, si bien Berlusconi es liberal y prosistema, pero les ha salido excentrico en algunos sentidos (como su incontrolable narcisismo), y una de esas "excentricidades" narcisistas es hacer caso a algunas consideraciones de la liga norte en el tema inmigratorio. Sin esos medios propios el sistema mediatico lo hubiera echado ya de una patada y con saña. Es un buen ejemplo que demuestra el poder de esa caja. (continua, que no me cogían los caracteres...)

    ResponderEliminar
  7. (continuacion)

    Por otro lado tengo un atisbo de esperanza en todo este maremagnum desinformador cuando el año que viene devenga el apagon analógico, puesto que con la extension de mas canales con la TDT se dividirán mas las cuotas de pantalla, y por tanto habrá menos gente que se chupe al unísono un mismo programita. Claro que me extrañaria mucho que el sistema liberalon progreta no tuviera controlado ese aspecto, puesto que a mas medios mas posibilidades de que alguno le salga rana, y ahí es donde habríamos de incidir

    Luego está internet (que ojalá fuera de libre acceso, aunque ya pondrían cortapisas para impedir el acceso a ciertas páginas "herejes", hasta suprimirían los blogs, fijo).

    Un ejemplo personal de como un buen texto identitario bien argumentado puede influenciar y despertar cierta cionciencia racial es mi caso, yo hasta hace dos años, hablo en serio, pasaba absolutamnete de todo lo que hablo, pero hete aquí que navegando por la web, pude leer un escrito (que desgraciadamente perdí) en el blog "holocausto demográfico, asista al hundimiento de occidente" donde despiezaba punto por punto un artículo de Roberto Funes el economista. El segundo "choque mental" fué cuando cayó en mis manos el libro de Faye Arqueofuturismo, libro básico, esencial, rompedor, elemental, contrasistema al cien por cien, libro que debería recomendarse en las escuelas y no esa bazofia de educacion para la ciudadanía (ExC, última fase del proyecto mesticista y desintegrador, tontolerancia y suicicido caritativo a espuertas).

    Quiero decir que si alguien anodino como yo, y algun amiguete cercano, con un articulo bien planteado y un libro referencial, puede sentir cierto despertar de conciencia, entonces un proyecto mediatico provisto de fondo cultural e ideológico identitario quien sabe si al menos podría "salvar" a esos mas resistentes que comenta Leon, y forjar una especie de nueva "flor de los guzmanes" dentro de esta inevitable sociedad multiculti abocada al abismo existencial


    El Troll Oenegeta

    ResponderEliminar
  8. La descripción del borreguismo de la gente por Arjun ha sido muy clara. Quien no piensa por sí misma copia las ideas de los demás.

    Por mi parte, hace tiempo que me hice a la idea de que los españoles de mierda no se merecen vivir. Prefiero pocos y buenos, sectarios, como hacen las demás "minorías" (judíos, gitanos, etc.), que esta despreciable población. El problema es que sus sustitutos, extranjeros, me dan más asco todavía.

    La televisión tiene un extraño poder sobre el rebaño. Debe ser algo relacionado con que el órgano de la visión es muy importante en el animal humano, de tal forma que lo que entra por los ojos se toma como una especie de verdad, y por la televisión se emiten realidades virtuales.

    Fijaos que en todas las guerras lo primero que se bombardea es la televisión, y ahora estamos en guerra, ¿no?. Ese es el enemigo.

    En cuanto a las que se van con moros, llevo tiempo pensando que la feminización del hombre y la masculinización de la mujer sirve para facilitar el mestizaje con gente que no ha perdido el rol sexual por las ideologías feministas y homosexualistas.

    ResponderEliminar
  9. Trol Oenegeta

    Interesantes esas valoraciones sobre los medios y su engarce en el desarrollo del movimiento nacionalista.

    Estaría bien volver contra los inmigracionistas y demás felones la fuerza de la televisión. La entendería, en todo caso, no como método definitivo, sino como medio por el que promover en el pueblo el interés por el estudio y la consideración inteligente de unas realidades silenciadas por el régimen mundializador y usurero. Y a partir de ahí plantear y desarrollar alternativas nacionalistas a esta realidad grotesca que nos envuelve.

    El problema radica en que el capital inicial para lanzar una televisión con posibilidades de audiencia masiva es bastante elevado y fuera del alcance de un movimiento tan popular y falto de recursos como el nacionalista.

    El desembarco de cierta intelectualidad nacionalista en los medios convencionales también plantea problemas. Estos medios tienen unos límites bien definidos con respecto a aquello de lo que sí se puede informar/opinar y de lo que no, y en qué sentido. Si se lograra romper esta resistencia inicial, la fuerza del dinero y del gobierno ZOG de turno intervendría para poner coto a esa amenaza.

    Lo cual no significa que no haya que luchar con todos los medios a nuestro alcance. También he leído Arqueofuturismo y comparto plenamente tus opiniones.
    ____

    Qbit

    Efectivamente, la población española actual, tomada en su conjunto, es despreciable. Pero ahí es donde hay que trabajar y promover el conocimiento de la realidades silenciadas de las que hablaba arriba y de las alternativas nacionalistas que están surgiendo.

    Aún sin ese conocimiento, sólo las mejores estirpes españolas, es decir, las reacias a la odiosa mezcla racial a pesar de la propaganda masiva del mestizaje en curso, aquellas en que los instintos anti-mestizaje son más fuertes, prevalecerán. Y aquí opera un fenómeno de selección natural al cual he visto referencias en tu blog.

    Cada día más gente española se adhiere al nacionalismo. El problema es que el movimiento es demasiado lento, mucho más lento que el contrario de invasión y colonización de nuestra nación.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.